Entregar… Recibir… Balance con Utilidades Maravillosas !!!

Siempre he sido bien ordenada, estudiosa y planificada con todas mis cosas, desde niña, en  el colegio, en mi casa, en la U, con mis amigos.. en todo ¡!!! Lo heredé de mis papás, cada uno a su manera, una manera maravillosa que sin darme cuenta me llevaron a ser la mujer feliz que ahora soy… eso me llevó a querer seguir los pasos de mi mamá…enseñar, entregar… especialmente a aquellos que les cuesta más… y si bien no lo hice con la profesión que yo creía querer… lo he logrado de las formas más lindas y satisfactorias que  pude imaginar…

Poder entregarle a otro algo que uno sabe o tiene te da una sensación de alegría que te llena el corazón, cosas pequeñas, ver las caras de mis compañeras que lograron entender una ecuación, un problema matemático, una derivada… ( jajja si lo mío son los números) me daba una alegría y una sensación tan rica que se hicieron parte de mi día a día, de la forma más natural .. Así la vida se ha ido encargando de poner experiencias de este tipo cada día…

Tengo una gran familia, con muchos primos y primas, tíos, tías, por el lado de papá y mamá… la verdad son muchos… y al ser una de las más chicas de los primos empezaron a llegar a mi vida muchos niños… los hijos de mis primos… yo de 4 años ya con un bebé tomado en brazos como un muñeco jajja , siempre tuve conexión con los niños…  por lo que para mi fue natural esa relación…la cual fue creciendo cada vez más, en especial cuando visitaba la sala de clases de mi mamá, con 45 niños a su cargo, si.. muchos niños… unos alegres, desordenados, tranquilos, grandes, chicos, morenos, rubios, flacos, gordos… en resumen niños… y ahí vi el amor que le entregaba su profesora… si amor, porque no solo eran conocimientos, eran enseñanzas, comprensión, contención, paciencia, humildad, sacrificio…pero lo que ella recibía a cambio era sin duda un amor hermoso… abrazos, cariño, emoción, besos… que lograron llenar su corazón y el mío sin saberlo.

Fue así que siempre la vida fue poniendo experiencias en cada cosa que hacía… en la Universidad mientras estudiaba llegaron niños maravillosos de Buin, en mi antiguo trabajo llegaron familias de diversos lugares que necesitaban de una mano para hacer sus casas, jóvenes que necesitaban clases de matemáticas (seguí con los números) entre otras lindas experiencias.

Llegó Septiembre de 2014 y aparecieron en mi vida un grupo de lindos soñadores, donde una de ellas era mi gran amiga del Preu Bárbara 🙂 , conocí a amigos que tal como yo sentían la necesidad de entregar amor y alegría a aquellos que la vida no les ha sonreído todo el tiempo y me subí al tren, el cual avanza cada día con más fuerza junto a todos los soñadores.

Ya son 3 años y medio de ser parte de Fundación Pequeños Sueños, donde todos hemos ido creciendo y aprendiendo, han llegado más amigos a participar con nosotros y también nosotros hemos logrado entregar más sonrisas a aquellos que lo necesitan y lo esperan, es así, como también llegaron a nuestra Fundación nuestros queridos amigos mayores, nuestros abuelitos, que con pequeñas cosas son tan felices.

Finalmente, y en línea con lo que les cuento, todo lo entregado a nuestros niños y abuelitos es sin duda mucho menos de todo lo que recibimos en nuestros corazones, una alegría que refleja en mi Balance unas utilidades maravillosas, las cuales son invertidas cada día en mi vida.

Te invito a participar con nosotros, y te aseguro utilidades maravillosas que llenaran tu corazón.

Carolina

Directora Trapecista